EL GATITO JESÚS, UN ÍCONO DE VALORES DE LUCHA E INCLUSIÓN

  • 7 enero, 2019

(#HistoriasNevado- 07/01/2019) En esta corta reseña compartiremos la historia de Jesús, un gatito que fue brutalmente arrojado a un cuñete con cal, sufriendo así quemaduras en el 85 % de su cuerpo, por lo cual sus probabilidades de vida eran muy escasas.

  Tres veterinarios sugirieron la eutanasia como una salida al dolor del animalito, sin embargo la Prof. Jazmín Ruíz, Directora de la Fundación Sembrando Huellas Venezuela y la Dra. Moraima Portillo, médico veterinario, le brindaron una oportunidad, cuidándolo hasta su completa recuperación. Gracias a que Dios dio respuesta a su oraciones, decidieron llamarle Jesús.

  Aunque perdió la visión en ambos ojos a causa del maltrato al que fue sometido, Jesús nunca mostró miedo o rencor. Por su carácter dócil y amigable, fue embajador, junto a sus hermanos Princesa y Ángelo (todos con discapacidades evidentes), de la Fundación Sembrando Huellas Venezuela, dedicando su vida a regalar alegría y sonrisas a niños, niñas, abuelos, personas con discapacidad y Alzheimer, además de todo aquel que quisiera acariciarle. Dicha labor lo hizo merecedor del reconocimiento por parte de Organizaciones Internacionales de Intervención Asistida (IAA) y Actividades Asistidas con Animales (AAA), como uno de los pocos gatos en Latinoamérica dedicado a dicha causa. Hasta la fecha han sensibilizado a más de 10.000 niños y jóvenes de diferentes grados escolares, al igual que sus representantes, docentes y comunidades.

 

 

  Las actividades asistidas con animales como Jesús, Princesa y Ángelo, buscan inspirar a otros a luchar ante las adversidades, transmitiendo a los presentes que tener una capacidad especial, sea la especie que sea, no disminuye sino engrandece al ser, buscando la transformación del hombre y la mujer nuevos en una sociedad que no discrimine y acepte las diferencias con respeto y consideración.

  Lamentablemente la madrugada del 04 de Enero de 2019 a las 3:33 de la madrugada, se despide de nosotros Jesús, a quien damos el último adiós entre lágrimas de tristeza y sonrisas de alegría porque nos regaló hermosos momentos y nos enseñó el valor de lucha e inclusión, semilla que seguiremos sembrando para dejar huellas como él las ha dejado en nuestros corazones.

  Nuestras más sinceras condolencias para su familia humana y animal, de parte de toda la familia que conforma la Misión Nevado. Honor a quien honor merece, ¡Que viva siempre Jesús!.

 

Texto: Karen Gedler