Por una Navidad de Amor Infinito

  • 20 diciembre, 2018

Por una Navidad de Amor Infinito

La Navidad desde siempre se ha visto en la colectividad católica como una renovación de la esperanza y como la oportunidad de reencuentro y reconciliación. Estos valores que llevan a la reflexión y al crecimiento espiritual, fortalecen las conductas sociales que permiten una mejor convivencia y una humanización del trato hacia nuestros semejantes.

La Navidad simboliza el nacimiento de una nueva oportunidad que nos llevará a la salvación. Al rededor del pesebre, no sólo había hombres y mujeres, también había animales acompañando esa esperanza que nacería desde un lugar humilde y sencillo como el corazón del pueblo. Esos animales nos acompañaban en ese momento supremo, quizás también, con la esperanza de que algún día los aceptáramos tal como son y no los sometiéramos a castigos y maltrato, y no los abandonáramos a su suerte después que ellos nos aceptaron con el correr de los años.

El nacimiento en el establo viene a simbolizar que ante los ojos de Dios somos animales que en la tierra podemos vivir en armonía y gozar de la misma esperanza, que juntos podemos compartir el mismo camino y realizar el esfuerzo necesario para hacer de la tierra un lugar de nacimiento y felicidad.

Esta Navidad compartamos con nuestros animales de compañía el nacimiento de una nueva oportunidad de ser mejores compañeros de vida, haciendo del respeto y la solidaridad una bandera de Amor Infinito.

Texto: Oscar Rotundo
Prensa Misión Nevado 20/12/2018